Viajes

Hay importantes consejos y regulaciones para viajeros que debes conocer. Si tu viaje es por tren, avión, barco o automóvil, los siguientes indicadores te mantendrán en la dirección correcta.

Necesitarás llevar un botiquín de primeros auxilios para el caso de que sufras una hemorragia, ya sea espontánea o por una lesión. Debes estar preparado con la terapia de reemplazo del factor de coagulación por si es necesario administrarla después de una hemorragia. Sin embargo, para que puedas acceder a ciertos modos de transporte, como los aviones, en algunos países, necesitas tener una receta original de un médico, y el producto debe estar en su recipiente original y sellado con un empaque de seguridad.

Utiliza la lista de verificación para asegurarte de que tienes todo lo que podrías necesitar en caso de una hemorragia.

  • Un botiquín de primeros auxilios, sin olvidar una bolsa de hielo y vendas elásticas
  • Una nota y la receta original del médico para el producto de reemplazo del factor de coagulación
  • Producto de reemplazo del factor de coagulación y el equipo necesario para administrar el producto
  • Acetaminofeno para el dolor, cuando sea necesario. No tomes ningún producto que contenga aspirina (ácido acetilsalicílico) porque puede interferir con la coagulación.1

También debes prepararte para que la seguridad de un aeropuerto te permita el paso con tu botiquín y en caso de una emergencia:

  • Consulta con los reguladores de transporte local las restricciones y reglamentos específicos para transportar medicamentos con receta y material de inyección.
  • Consulta con las autoridades del aeropuerto para asegurarte de que cuentas con toda la información que necesita para pasar la seguridad.
  • Busca información sobre tu Centro de Tratamiento de Hemofilia en el área a la que vas a viajar.


De viaje con tu hijo

Viajar es y debe ser un momento emocionante para toda la familia, pero puede ser también un poco estresante. Si estás preparado, viajar sólo con tu hijo que padece hemofilia puede ser una experiencia natural y sin temores. Asegúrate de tener un botiquín de primeros auxilios y una lista se suministros que necesitarás en caso de que tu hijo sufra una hemorragia, o si tú estás proporcionando el tratamiento profiláctico. Ubica uno o más Centros de Tratamiento contra la Hemofilia (CTH) en la zona por donde estarás viajando, y mantén a la mano la información para comunicarte en caso de que lo requieras.

Si tu hijo está viajando solo o con sus amigos, enséñalo cómo describir la enfermedad al médico o a los que acuden primero a la llamada de primeros auxilios si hay una lesión. Recuérdale los primeros auxilios R.I.C.E. (Descanso, Hielo, Compresión, Elevación) en caso de presentarse una hemorragia, y que se comuniquen con un médico tan pronto como sea posible. Estés o no presente, tu hijo debe llevar la terapia de reemplazo del factor de coagulación, en especial si tu hijo se aplica normalmente la venoclisis como tratamiento profiláctico, o en caso de que sufra una hemorragia mientras está lejos.

Con las nuevas medidas de seguridad de las aerolíneas, viajar representa nuevos retos. Comunícate con la Oficina de Seguridad en el Transporte de tu país para que te indiquen las restricciones y las medidas precautorias para llevar productos y equipo de tratamiento médico en aviones o trenes. Es probable que los productos deban tener una receta original y actual de un médico, así como empaques y almacenamiento especiales.