Profilaxis

La profilaxis es la administración regular, cotidiana o de rutina del concentrado del factor de coagulación para prevenir las hemorragias. Como resultado una menor hemorragia, la profilaxis ayuda a disminuir o prevenir el daño en las articulaciones1 así como a preservar la función en las mismas.2 Lo anterior fue confirmado en un estudio de 65 varones jóvenes con hemofilia A grave, que se publicó en New England Journal of Medicine en 2007. En el mismo estudio se da a conocer la efectividad de la profilaxis en la reducción de hemorragias que ponen en peligro la vida.3 En los países donde el acceso a cantidades adecuadas de factor de coagulación es apropiado, la profilaxis es una práctica común para atender a personas jóvenes.1 El tratamiento de este tipo puede iniciar cuando las venas se han desarrollado bien, por lo regular alrededor de los 2 a 4 años de edad o después de la primera hemorragia documentada en las articulaciones.4

Definiciones del Tratamiento Profiláctico4


*con la intención de tratar 52 semanas/año hasta la edad adulta y recibir tratamiento por un mínimo de 46 semanas/año.

¿Cómo Funciona?

En el caso de una persona con hemofilia A grave, la meta del tratamiento es conservar la concentración del factor VIII en sangre por arriba de 1%.4 Lo anterior se puede lograr aplicando profilaxis. La profilaxis primaria es la administración de una terapia de reemplazo del factor de coagulación tan pronto como sea diagnosticada la hemofilia, después de la primera hemorragia intensa en las articulaciones, pero antes de que se hayan presentado hemorragias frecuentes y ocasionado daños en las articulaciones.4 El tratamiento profiláctico se debe administrar con un horario regular, como una a tres veces a la semana con el fin de prevenir las hemorragias en enfermos con hemofilia A grave.4,5La profilaxis ayuda a mantener una concentración constante del factor VIII en sangre de tal manera que las hemorragias sean menos probables cuando hay lesiones o como un episodio espontáneo.

Se ha dado a conocer la práctica de la profilaxis que inicia en varones jóvenes (de 1 a 5 años de edad) con dosis específicas para cada individuo con el fin de reducir la cantidad de episodios de hemorragia.4,5 Se relaciona también con un buen funcionamiento de articulaciones y menor hospitalización.4 La Federación Mundial de Hemofilia (WFH, por sus siglas en inglés) establece que la profilaxis debe ser la meta de todos los programas de atención a las personas con hemofilia mientras no haya disponible una cura.2

Beneficios2

La Federación Mundial de Hemofilia aprueba la profilaxis primaria por las siguientes razones importantes:

  • Es raro que las personas con hemofilia moderada cuya concentración de factor de coagulación es >1% sufran episodios de hemorragia espontánea por lo que se conserva la función de la articulaciones.
  • La administración de factor de coagulación como reemplazo profiláctico es beneficiosa incluso cuando las concentraciones del factor no se mantengan por arriba de uno por ciento.
  • La administración de factor de coagulación como reemplazo profiláctico disminuye las hemorragias en las articulaciones y preserva la función de las mismas.
  • La administración de factor de coagulación como reemplazo profiláctico es recomendable antes de participar en actividades cuyo riesgo de causar lesiones es alto con el fin de prevenir hemorragias.

Analice la profilaxis con factor VIII con su médico para tener la certeza de que es apropiada para usted o su hijo, y decidir sobre un régimen de tratamiento seguro.