Causas de Hemofilia

La hemofilia no es contagiosa. Es un padecimiento genético o hereditario, recesivo (no dominante) ligado al género. El gen que causa la hemofilia se encuentra en el cromosoma X. Las mujeres tienen dos cromosomas X, mientras que los hombres tienen un cromosoma X y uno Y. Las hijas heredan un cromosoma X de su madre y uno de su padre. Los varones heredan el cromosoma Y de su padre y uno de los cromosomas X de su madre. Debido a que las mujeres tienen dos cromosomas X, la hemofilia afecta principalmente a los varones.1

En términos más sencillos, esto quiere decir que la hemofilia es una enfermedad genética. A la mujer que lleva el gen de la enfermedad se le llama “portadora”, y lo más probable es que no padezca hemofilia, pero la “hereda” a sus hijos varones. A veces, debido a la mutación genética, la hemofilia se puede encontrar en alguien sin antecedentes familiares de la enfermedad. Esto sucede en casi una tercera parte de los nuevos enfermos.2

Conceptos Genéticos Relacionados con la Hemofilia